Ir a erotismo en el arte

 

El siglo XIX

Un arte entre el erotismo y la pornografía

©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

 

 

Erotismo y pornografía


A pesar de que ya en siglos anteriores, la pornografía se hizo evidente en el arte, es en siglo XIX cuando con más claridad se define. Se mantiene en muchos pintores y literatos, el enfoque estético erótico que se le da al deseo sexual, la incitación o de la insinuación. Los motivos pueden ser mitológicos, bíblicos o de otras índoles, a los que se suman en este momento los motivos románticos y directamente ligados al cortejo amoroso. La pornografía se hace ya evidente en muchas manifestaciones artísticas de este siglo, material sexualmente explícito, en la literatura y el pintura, que trata de provocar excitación.

Entre las décadas de 1820 y 1830 se publica diverso material pornográfico, como La Religiosa de Diderot, Adela prostituta y buena esposa, un apócrifo de Moratín titulado Álbum de Venus, y otras muchas obras. 

Entre los pintores, incluso los más conocidos se dio tanto la pintura erótica, muy común en el romanticismo, como la pintura pornográfica, en la que la mayoría de los pintores y escultores conocidos experimentaron. Se hizo muy común la pornografía en el ámbito de la ilustración, en publicaciones impresas, libelos y panfletos, no por clandestinas menos artísticas, con motivos satíricos dirigidos fundamentalmente a la nobleza, la monarquía y los políticos.

Ilustración de "La Religiosa", de Diderot


Jacques Louis David. 1748-Bruselas, 29 de diciembre de 1825. Jacques-Louis David ha sido reconocido como el artista de la revolución por, inspirándose en modelos y leyendas grecorromanas de gran austeridad y severidad darles un valor moralizante que cuadraba con las de la Ilustración.


Eros y Psique (1817), de Jacques-Louis David

Apelles pinta a Campasque en presencia de Alejandro Magno (1814), de Jacques-Louis David


Jean-Auguste-Dominique Ingres, más conocido como Dominique Ingres (Montauban, Tarn-et-Garonne, 29 de agosto de 1780-París, 14 de enero de 1867). Ingres fue un ferviente defensor del dibujo, clásico, romántico, realista, un claro exponente del romanticismo en cuanto a los temas, el trazo abstracto y las tintas planas de intenso colorido. Algunas de sus obras son ejemplo de orientalismo, pues muchos de sus cuadros, especialmente desnudos femeninos, están dominados por un sentido irreal del exotismo propio del siglo XVIII.​


El Baño Turco.

Jean-Auguste-Dominique Ingres. Óleo sobre lienzo adherido a tabla, 108 cm diam. 1862. París, Musée du Louvre

Ruggiero libera a Angélica

Jean-Auguste-Dominique Ingres. Óleo sobre lienzo, 147 x 190 cm. 1819. París, Musée du Louvre


Eugène Delacroix. (Charenton-Saint-Maurice, Francia, 1798-París, 1863) Pintor francés. Aunque nacido en el seno de una familia formada por Charles Delacroix, político de profesión, y Victoire Oeben, que pertenecía a una familia de artesanos y dibujantes, se da prácticamente por seguro que su padre fue Talleyrand, un diplomático amigo de la familia.


Mujer de las medias blancas. Eugene Delacroix, 1825. Óleo sobre lienzo. 25,9 x 33,2 cm. Museo del Louvre


 

La muerte de Sardanapalus ( La Mort de Sardanapale ), óleo sobre lienzo de Eugene Delacroix, de 1827, Mueso del Louvre.

 


Francisco de Goya fue uno de los más grandes artistas de la historia. Siempre innovador, consiguió adelantarse a todos y cada uno de los movimientos pictóricos que aparecieron en Europa. También hizo muchas obras de temática erótica, que le costaron algún disgusto con la Inquisición, una institución que siempre (y discretamente) rechazó. En esa España resultaba raro y hasta algo peligroso pintar a una mujer desnuda, sobre todo a una noble…


Goya, 1796. Museo del Prado

Goya, 1880, Una pareja teniendo sexo en una silla. Litografía. Colección privada.

Que es lo que haciendo ahí estás? /Dijo una abuela a su nieta/ Y ella contestó/ ¡ Puñeta ! /Me está jodiendo Tomás. Grabado de Goya de 1880

Alegoría del amor (¿Cupido y Psique?). Hacia 1798-1805. Oleo sobre tela. 200 x 156 cm. Museo nacional de Arte de Cataluña

Maja desnuda. Goya, 1800. Museo del Prado. 97 x 190 cm. Óleo sobre lienzo


William Adolphe Bouguereau, 1825. Aunque los pintores franceses del siglo XIX se encargaron de desprestigiarlo y cayó en el olvido, fue el pintor francés más famoso de su época. Los temas clásicos e históricos que desarrolló en sus obras se caracterizaron por el realismo técnico y el clasicismo académico. Los modelos de conducta griegos fueron la inspiración para sus cuadros de género mitológico y alegórico. Así interpretó los temas clásicos. Creó un mundo idealizado, algo sentimental y sensual, admiró el cuerpo femenino y retrató a las mujeres como muy femeninas, con carisma erótico.


Alexandre Cabanel fue un pintor francés, de la segunda mitad del siglo XIX. Pintó históricos , clásicos y religiosos en temas del estilo académico ; Cabanel era también bien sabido como pintor de retratos. Pintor preferido de Napoleón III.

Alexandre Cabanel. El nacimiento de Venus, 1863. Óleo sobre lienzo

 

Alexandre Cabanel. Cleopatra probando venenos en prisioneros condenados (1887)

Jean Désiré Gustave Courbet; Ornans, Francia, 1819 - La-Tour-de-Peilz, Suiza, 1877) Pintor francés que inició la tendencia realista en la pintura del siglo XIX. En 1855, al ver el rechazo del jurado ante algunas de sus obras expuestas en el Palacio de las Artes de La Exposición Universal, decidió inaugurar una exposición individual a la que bautizó con el nombre de “Pabellón del Realismo”. Entre las obras allí expuestas se encuentra “El estudio del pintor

El sueño, 1866, Gustave Courbet. Museo del Petit Palais.

El estudio del pintor. 1854-1855. Óleo sobre lienzo

Gustave Courbet. El origen del mundo.  1866,  Óleo sobre lienzo Alt. 46; Anch. 55 cm. París, Museo de Orsay

Gustave Courbet, La mujer con medias blancas, hacia 1861. Óleo sobre tela, 65 x 81 cm. Fundación Barnes, Merion (Estados Unidos).


Henri de Toulouse-Lautrec (1864 - 1901), pintor, grabador, dibujante e ilustrador francés, cuya inmersión en el extravagante ambiente de los teatros de París de finales de 1800, produjo una colección de emocionantes, elegantes y provocativas imágenes de la moderna y a veces decadente, vida de aquellos tiempos.


Las dos amigas

El beso

 

Eugène Henri Paul Gauguin (París, 7 de junio de 1848-Atuona, Islas Marquesas, 8 de mayo de 1903), pintor postimpresionista


Y el oro de sus cuerpos , Paul Gauguin, 1901

Te arii vahine. 1896. Óleo sobre tela
 


Gustav Klimt. 1862-1918. Austria. Klimt pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado, que también manifestó a través de objetos de artesanía. Intelectualmente afín a cierto ideario romántico, Klimt encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración.  Sus obras están dotadas de una intensa energía sensual, reflejada con especial claridad en sus numerosos apuntes y esbozos a lápiz, en cierto modo herederos de la tradición de dibujos eróticos de Rodin e Ingres.


Mujer sentada con los muslos separados. Colección particular. 57 x 37,5 cm.

  • Dánae. Leopold Museum, Viena, Óleo y oro sobre lienzo. 77 cm × 83 cm.

  • Auguste Rodin es conocido por ser el escultor más importante del siglo XIX. Durante toda su trayectoria, sin embargo, el artista no sólo realizó esculturas, sino también ilustraciones de libros, aguafuertes y dibujos de desnudos, principalmente femeninos. Es sobre todo en las últimas décadas de su vida cuando comenzó a realizar dibujos eróticos de sus modelos femeninas. Este tipo de obra experimental fue considerada en su momento obscena e indecente. Usando el lápiz y la acuarela, Rodin produjo imágenes de gran fuerza expresiva, habilidad en el trazo, y evocación erótica.


    Grafito y acuarela. 25,1x32,5 cm. Musée Rodin, Paris

    El ídolo eterno. Gesso patinado, 73.2 x 59.2 x 41.1 cm, Musée Rodin, Paris

    Mujer desnuda de pie. Grafito sfumato y guache. 32.2 x 24.9 cm, Musée Rodin, Paris.


    John William Waterhouse 1849-1917. Pintor británico. Sus comienzos como pintor estuvieron influidos por el neoclasicismo victoriano. En la fase siguiente, se convierte en un pintor prerrafaelita. Más tarde estuvo atraído por el plenairismo de los impresionistas franceses


    Hilas y las ninfas (1896). Manchester Art Gallery

    El despertar de Adonis. Óleo sobre lienzo. 1900. 96x188 cm. Colección privada


    Jean-François Millet (Gruchy, Gréville-Hague, 4 de octubre de 1814-Barbizon, 20 de enero de 1875) fue un pintor francés realista y nació en una familia campesina. Se preparó con un pintor local de Cherburgo, luego estudió en París en 1837 con Delaroche. Influido por Daumier, trabajó un estilo pastoral con toques socialistas que siguió desarrollando en el pueblo de Barbizon, en el bosque de Fontainebleau, donde se instaló en 1849 con Theodore Rousseau, Narcisse Díaz y otros. Los miembros de este grupo, conocido como la Escuela de Barbizon e influidos por Corot, los paisajistas holandeses del siglo XVII y Constable, fueron los precursores del impresionismo.


    Los amantes. 1848-1850

     

    Bañista desnuda

    Estudio desnudo de Jean Francois Millet. Óleo sobre lienzo. Musee d'Art Thomas Henry, Cherbourg, France

     

    El bañista, 1863, desnudo femenino,  óleo sobre lienzo. Walters Art Museum, Baltimore, USA


    William Turner (1775-1851). Pintor paisajista inglés. Eleva el género del paisaje a la máxima expresión. Considerado el pintor de la luz, sus paisajes son mundialmente conocidos, haciendo un estudio exhaustivo de la naturaleza. Algunos lo consideran el precursor del impresionismo.


    Chica suiza desnuda y su compañera en el lecho, 1802

     

     
    Estudios de figuras eróticas, Ninfa y sátiro

    Eusebi Planas Franquesa. Autor e ilustrador erótico


    Pintor e ilustrador catalán, el más grande de la novela popular española del siglo XIX, así como un destacado autor erótico. También fue humorista gráfico y autor de historias de vida.

    Además, Eusebi Planas, fue el gran divulgador de la pornografía en España en el último cuarto del siglo XIX. Álbum de Francia, Álbum de Academias, Ultracademias, que se salvaron de los registros policiales, muestran su capacidad para la ilustración erótica del siglo XIX.

    Álbum de Francia está compuesta por una gran cantidad de dibujos de mujeres desnudas, de escenas de relaciones sexuales de todo tipo, desde la masturbación con verduras hasta orgías y escenas de zoofilia.

    En Ultracademias, más allá de modelos para pintores o escultores, parece evidente que estén más destinadas a la excitación que a la contemplación del cuerpo femenino. Dichos dibujos de mujeres desnudas nada tienen que ver con los desnudos académicos que los artistas realizaban como práctica de dibujo al natural.

    En sus ilustraciones del libro de Pedro Dufour Historia de la prostitución en todos los pueblos del mundo desde la antigüedad más remota hasta nuestros días, Planas se dejó llevar por la imaginación más lúbrica realizando desnudos integrales de mujeres –sin mostrar nunca el aparato genital- en las más diversas posturas que nunca se habían litografiado en España para una publicación legal. Esta obra, con treinta y ocho ilustraciones, fue un referente para las obras ulteriores de carácter erótico del siglo XIX y fueron utilizadas para representar la prostitución en diversos libros hasta los años treinta del siglo XX.

    El año clave para estas publicaciones de Eusebi Planas fue 1880 cuando publicó Historia de una mujer, editado por la Litografía de Joan Aleu, cuyo éxito fue debido sobre todo al erotismo implícito que contenía -más textual que visual- tanto en los gestos de su protagonista como en la historia narrada.

    En 1880 publicó Mujeres célebres del amor, donde combinaba ilustración cromolitográfica y texto biográfico de cada mujer, que contenía semidesnudos de un erotismo más explícito. Ilustró también textos como La Dama de las Camelias.

    La otra gran obra de la ilustración erótica de los años 1880 fue la serie de cuarenta Academias de mujer que Planas publicó también en la Litografía de Joan Aleu en el año 1884. Si bien esta serie se publicó con todos los permisos legales, lo cierto es que no se conserva ningún ejemplar entero en ninguna biblioteca pública, salvo en la Biblioteca Lambert Mata de Ripoll debido a la donación de su biblioteca particular al municipio que realizó el bibliófilo del mismo nombre en el año 1931. Este ejemplar pasó todo el franquismo encerrado en el infierno de la biblioteca, junto con las ultracademias pornográficas del mismo Eusebi Planas, mencionadas anteriormente. El hecho de que estas academias sean difíciles de encontrar en comercio o que no se encuentren en bibliotecas públicas nos indica que a pesar de su publicación legal y lujosa siempre se mantuvieron escondidas y no merecieron su ingreso en instituciones públicas. Una muestra más de que legalidad y clandestinidad -por lo que a la ilustración se refiere- están separadas por una línea muy fina.

    Academias de mujer. Barcelona, Litografia Juan Aleu y Fugarull, 1889.

    Historia de una mujer (grabado y cromolitografía). Barcelona, Tipografia Juan Aleu y Fugarull, 1880.

    Noble Juego del Tresillo



    Ramon Martí i Alsina


    El máximo representante del realismo catalán y la figura clave de la renovación de la pintura catalana moderna, sus pinturas destacan por su innegable realismo y excepcionalidad los desnudos de modelos, de marcado erotismo y rozando la pornografía, situando al autor entre los grandes nombres del Realismo europeo.

    De esta época, sobre todo entre 1860 y 1870, destaca la serie de dibujos con claros visos pornográficos que realizó el pintor. Estos dibujos muestran a su modelo y amante, Dolors Oliva, que se exhibe sin pudor mostrando abiertamente los genitales e incluso con una masturbación femenina. Los dibujos fueron hallados entre las pertenencias del pintor tras su muerte. Su hijo Ricard añadió la nota «apunte especial para[sic]encargo de» (sin poner ningún nombre) con la intención de evitar o atenuar futuros escándalos familiares o de los medios artísticos. No se sabe si realmente estos dibujos los realizó como prueba de taller, como experimentación o para su disfrute personal, o estaban realmente dedicados a la venta clandestina. Es muy probable que se trate de los primeros dibujos procaces hallados en España hechos por un artista que gozaba de reconocimiento público.


    Mujer masturbándose. Museu Nacional d’Art de Catalunya,

    Apunte en escorzo. Mujer desnuda


    Pinturas chinas eróticas sobre tela


    Este tipo de pinturas eróticas chinas, habitualmente anónimas, también llamadas "libros de almohada" o "imágenes de primavera", tienen su comienzo en la Dinastía Yuan (1271-1368) y tienen su punto álgido en la dinastía Ming (1368-1664) y se han utilizado a lo largo de los siglos para uso y disfrute visual y hay quien también cuenta que eran ilustraciones en libros o rollos que las madres entregaban a sus hijas antes de la boda para que se instruyeran en el arte del amor. Desgraciadamente, a mediados del siglo XX por los cambios políticos y la lucha por la destrucción de las imágenes relacionadas con las estructuras tradicionales de poder, se destruyeron la mayor parte de estas obras de arte, por lo que actualmente conseguir piezas "originales" de este tipo es muy difícil y costoso.


    Pintura erótica china realizada en tela de seda, a mano, no impresa, entre los siglos XVIII y XIX (1700-1800) Dinastía Qing.

    Antigua pintura erótica china realizadas en tela de seda siglo XIX.



    Los borbones en pelota, atribuidos a los hermanos Bécquer, Valeriano (pintor) y Gustavo Adolfo (poeta)

    Dentro de las publicaciones clandestinas este período está presidido –quizás como una punta de iceberg de vital importancia para el erotismo español- por el álbum Los Borbones en pelota atribuible a Valeriano Bécquer (con la colaboración de su hermano Gustavo Adolfo) y quizá la de otros ilustradores del momento como Ortego, a pesar de que en este punto hay ciertas divergencias. Este álbum, conservado actualmente en la Biblioteca Nacional de España (nunca se llegó a imprimir), contiene un conjunto de dibujos originales que se puede fechar en 1869, con claro contenido pornográfico en el que aparece la Corte española de Isabel II (la reina, su marido Francisco de Paula –representado como cornudo en todos los dibujos donde aparece-, el confesor de la reina y futuro santo -Antonio Maria Claret-, Sor Patrocinio, los ministros, etc.) en plena orgía permanente y con un contenido de sátira política demoledor. Esta obra ha sobrevivido al paso del tiempo milagrosamente –muy bien escondida- y cuenta con una edición facsimilar en una monografía integrada con magníficos textos de varios reputados especialistas.


    Pío nono, agradecido/a los dones de Isabel/la da bula singularis/para que pueda joder

    Valeriano Bécquer, Gustavo Adolfo Bécquer, y otros. Borbones en pelota (1869). Biblioteca Nacional de España, Madrid.


    Sentada está en su poltrona/ con chulo, cetro y corona

    Carlos, Carlos, yo lo espero, /de tu hidalgo corazón/ mételo sin dilación/que yo por joder me muero

     


    Las revistas sicalíticas comenzaron en el siglo XIX


    La pornografía siguió sus propios pasos lejos de la censura y con las consecuentes persecuciones policiales. Las técnicas editoriales también cambiaron y así la pornografía pasó de ser un género reservado a una minoría de las clases pudientes, a estar al alcance de las clases medias y populares. Se pasó del blanco y negro litográfico (la cromolitografía se utilizaba sólo en ediciones de lujo) a la ilustración en color aunque fuese un poco rudimentaria, superando con ello a la fotografía, la gran competidora de la ilustración erótica y pornográfica.

    La más conocida fue "La Perla", una revista publicada en Londres en julio de 1879 causando un gran escándalo. Se proclamó a sí misma como la única revista erótica para todos los gustos. Se desarrollo en el mercado underground hasta diciembre de 1880, cuando desapareció tan misteriosamente como había aparecido. Los dieciocho números publicados incluyeron numerosas anécdotas, cuentos, chistes y chascarrillos, seis novelas completas, en forma de serial, que pasaron a formar parte de las obras maestras de la literatura erótica.


     


    Naipes eróticos siglo XIX


    Una rareza aparte suponen los naipes que se publicaron, como el Álbum de naipes modernistas (il. 60), en principio no para ser utilizados para jugar a las cartas, sino como divertimento relacionado con lo sexual, pero que cuentan con su versión utilitaria consistente en unas tarjetas translúcidas en los cuales pueden verse a contraluz unas ilustraciones pornográficas. Estos naipes tuvieron un precedente en los conservados en el Museo Fournier de Vitoria, que se deben al círculo de Planas, y también el proyecto de naipes con dibujos originales del mismo autor, que se conserva en una colección particular. Teniendo en cuenta que los juegos de naipes iban ligados a tertulias masculinas -no precisamente devotas- es de suponer que pudieran haberse producido más barajas de temática pornográfica, pero que al ser un medio efímero por naturaleza se hayan perdido todos los ejemplares de estos impresos.


     


    Franz Von Bayros. Marqués Franz Von Bayros (Zagreb 1866-1924 Viena)


    Franz von Bayros (nació en Zagreb el 28 de mayo de 1866 ,hijo de un noble español y murió en Viena el 3 de abril de 1924) fue un artista austriaco, ilustrador y pintor, destacándose por su estilo gráfico. Hizo una serie de dibujos eróticos, que representaba la belleza terrenal en posiciones comprometedoras. Una de sus pinturas eróticas fue, "Erzählungen vom Toilettentisch" Cuentos de la mesa del tocador, que hizo que Franz Von Bayros se hiciera famoso.


     


    Referencias


    CEREZO, JOSÉ ANTONIO. Literatura erótica en España. Repertorio de obras 1519-1936. Madrid, Ollero y Ramos, 2001.

    Chipp, H. (1995), Teorías del Arte Contemporáneo: fuentes artísticas y opiniones críticas. Madrid. Akal.

    Eduard Fuchs, "Historia ilustrada de la moral sexual" (3 tomos) Madrid: Alianza Editorial, 1996

    GARCÍA MARTÍN, ENRIQUE. “El erotismo en los naipes”, en La Sota nº 22-23. Madrid, 2000.

     GUEREÑA, JEAN-LOUIS. "Ce pays malheureux". La production érotique clandestine en Espagne sous la Restauration (1874-1900)”, en L'espace de l'Eros. Représentations textuelles et iconiques, Eduardo Ramos-Izquierdo y Angelika Schober (eds.) Llemotges, Presses Universitaires de Limoges (Collection Espaces Humains, 11), 2007, pp. 111-134.

     GUEREÑA, JEAN-LOUIS. “Le sexe en image. L'érotisme graphique en Espagne dans la deuxième moitié du XIXe siècle”, enImage et Corps.  Lió, Actes du 5è Congrès International du GRIMH. Université Lumière-Lyon 2, 2006.

    GUEREÑA, JEAN-LOUIS. Un infierno español. Un ensayo de bibliografía de publicaciones eróticas españolas clandestinas (1812-1839). Madrid, Libris, 2011.

     KEREXETA, XABIER. El siglo XIX en caricaturas. Humor, distorsión y crítica social. Ormaiztegi, Zumalakarregi Museoaren argitalpena, 2003.

     LÓPEZ RUIZ, JOSÉ MARÍA. La vida alegre. Historia de las revistas humorísticas, festivas y satíricas publicadas en la villa y corte de Madrid. Madrid, Compañía literaria, 1995.

     LÓPEZ RUIZ, JOSÉ MARÍA. Los pecados de la carne. Crónica de las publicaciones eróticas españolas. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, 2001.

    Lucie-Smith, Edward. "La Sexualidad en el Arte Occidental Ediciones" Destino, 1992 1º Edición

    Lynda Nead El desnudo femenino. Arte, obscenidad y sexualidad (Ed. Tecnos, Madrid, 1998)

    MAS PEINADO, RICARD y otros. El sexe i la rauxa. Els artistas catalans i la sexualitat 1860-2005. Sabadell, Fundació Caixa Sabadell, 2005.

     SOLAZ ALBERT, RAFAEL. La Valencia prohibida. Sexo vigilado en la ciudad. Valencia, Pentagraf impresores, 2004.

     SOLDEVILLA, JOAN MANUEL. Psicalíptics. Erotisme i transgressió a les revistes il·lustrades del principi del segle XX. Sabadell, Museu d’Art de Sabadell, 2004.

     VV. AA. Los Borbones en pelota. Madrid, Compañía Literaria, 1996

     VÉLEZ, PILAR. Eusebi Planas (1833-1897). Il·lustrador de la Barcelona vuitcentista. Barcelona, Curial edicions catalanes i Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1999.