Las primeras fotos

Los pioneros.  Nicephore Niépce, Daguerre, William Henry Fox Talbot

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Volver a «HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA»


El puntero de don Honorato/Bibliografía/Lecturas de cine/Glosario de cine


Nicephore Niépce. La primera foto conocida.

Louis Jacques Mandé Daguerre. El daguerrotipo.

William Henry Fox Talbot. Primeros negativos

Los fotógrafos

El colodión húmedo

Ambrotipo. Colodión sobre soporte de vidrio.

El ferrotipo. Tintype

Las técnicas


Punto de vista desde la ventana del Gras

La primera foto conocida


Esta primera imagen, en 1826, a la que Nicephore Niépce denominó "point de vue", punto de vista, es una impresión  directa de la realidad, diferente de las heliografías, las imágenes sobre papel mediante la cámara oscura.

La  imagen se logró sobre una placa de peltre -aleación de cine, plomo y estaño, tras una exposición de ocho horas. La hizo tras trabajar con cinco cámaras de madera de nogal,  el diafragma  pasó del disco de cartón a un iris, utilizó dispositivos de básculas y fuelles, empleando en una de las cámaras el papel continuo,  precursor del carrete. Fue tomada por el padre de la fotografía desde la ventana de su casa en la comuna del Departamento de Doubs, en la Borgoña francesa.


Nicephore Niépce. La primera foto conocida.


Aunque se considera  a Nicéphore Niépce  -1765-1833-  padre de la fotografía, conviene precisar que,  al ser este invento fruto de muchas tentativas en el campo de la física y de la química ensayadas al mismo tiempo en distintos países, también Fox Talbot e Hippolyte Bayard merecen compartir tal paternidad.   

 La litografía, inventada en Alemania por Aloysius Senefelder en 1796,  que radica en  dibujar  sobre una piedra especial con un tipo de tinta grasa que se baña en  ácido diluido y fija el dibujo, permitía obtener  gran cantidad  de pruebas sobre papel. 

En sus primeras experiencias, Nicéphore Niépce dispuso en el fondo de una cámara oscura, hojas de papel emulsionadas con sales de plata, las que se ennegrecen bajo la acción de la luz. Niépce obtuvo entonces en mayo de 1816, la primera reproducción de una imagen de la naturaleza, una toma hecha desde su ventana. Se trataba de un negativo, pero la imagen no permanecerá fijada, porque en plena luz, el papel termina por ennegrecerse completamente. Llama a estas imágenes « rétines ».

En 1823, Niépce experimentó con la litografía y luego la  reemplazó por otra técnica más adecuada para el soporte de la imagen fotográfica: la heliografía.

En 1826, realizó la primera y más antigua fotografía conocida. Es evidente que la calidad de la imagen, recogida desde el tejado de la casa de Niépce, no es buena, pero su valor histórico es indudable, puesto que es la primera que nos ha llegado, tomada en 1826. Se sabe que un par de años antes, el científico realizó al menos otros tres intentos, aunque los resultados permanecieron inéditos. Para conseguir su famosa fotografía se empleó una lámina elaborada en una aleación de estaño, zinc y plomo, conocida como peltre. La lámina fue recubierta por una solución de aceite de lavanda y betún de Judea. Esta mezcla tendría la propiedad de adquirir suficiente dureza al contacto con la luz. El autor bautizó su método fotográfico como heliografía.

El interés de Nicéphore Niépce en positivar imágenes posee un origen muy curioso. Este ingeniero e inventor francés, muy interesado sobre todo en conseguir cierto tipo de motores para el transporte, era un pésimo dibujante y su trabajo precisaba de un método que le permitiera captar la realidad tal y como era y por supuesto, al no confiar en su propio trazo, debía encontrar el sistema adecuado.

Como otros muchos que lo habían intentado antes que él, el problema para Niépce era que no conseguía positivar las imágenes de manera permanente, hasta que probó el betún de Judea. Sus primeras exposiciones llegaron a durar cinco días y le llevó algún tiempo dejarlo en las ocho horas de la Vista desde la ventana en Le Gras.

En 1829, Joseph Niépce se asoció con Louis Daguerre, y emulsionaron placas de vidrio, revelándolas con vapores de petróleo, obteniendo mejores resultados, menor tiempo de exposición, matices y sombras detalladas.

Nicéphore Niépce

Otros muchos consideran que la primera foto se trata de Tirando de un Caballo, una reproducción de un grabado holandés, datado en 1825. De hecho, esta foto se llegó a vender en 2002 por medio millón de euros como la primera fotografía de la historia.

Existe una fotografía de Niépce, tal vez de 1822. Se trata de una borrosa imagen conocida como “La Mesa Puesta”, y cuyo original se conserva en el Museo Nicéphore Niépce.


1826. La primera foto, conservada, es 'Vista desde la ventana en Le Gras' y fue tomada desde la ventana de su finca en Saint-Loup-de-Varennes, Francia.

Una reproducción de un grabado titulado "Paisaje con figuras". Heliógrafo en una placa de zinc. 1825

 

 

Los intentos y resultados de Niépce para obtener positivos directos

Niépce buscó un método para obtener imágenes grabadas en un soporte y estudió el efecto de la luz sobre los ácidos, con el objetivo de poder observar su descomposición. Para ello extendió sobre una piedra calcárea, el ácido cuya fuerza, variando según la intensidad luminosa, grabaría en mayor o menor medida el soporte, siguiendo los tonos de la imagen proyectada. Pero los ácidos no fueron descompuestos por la luz y resultó un nuevo fracaso. in embargo, descubrió que no todos los compuestos que se transforman fotoquímicamente lo hacen de la misma forma, pues en algunos la reacción se puede producir aunque sea invisible.

La resina de Gaiac

En marzo de 1817, tras varios fracasos, Niépce retomó sus investigaciones sobre las imágenes y descubrió la resina de Gaiac, extraída de un resinoso.

Bajo la acción de la luz, esta resina amarilla se vuelve verde, pero lo que interesa en primer lugar a Nicéphore, es que esta pierde su solubilidad con el alcohol. Entiende que gracias a esto, se puede hacer la diferencia entre la resina transformada y aquella que quedó intacta, y que entonces de esta manera se vuelve posible fijar la imagen. Luego de haber obtenido buenos resultados haciendo experiencias directamente bajo la luz del sol, Niépce fracasa en lo que concierne a las imágenes de la cámara obscura. Desconocía que sobre la resina actúan solamente los rayos ultravioletas, lamentablemente filtrados por el lente de su cámara obscura.

El betún de Judea

Después de la resina de Gaiac, Niépce utilizó otra resina de origen mineral : el asfalto o betún de Judea. Observó que bajo la acción de la luz esta resina se vuelve insoluble en los solventes habituales. A partir de 1822, logró reproducir unos dibujos puestos en contacto con soportes emulsionados de betún (placas de vidrio, piedras calcáreas, y luego placas de cobre o de estaño). Utilizó a continuación la técnica del agua fuerte para grabar al ácido, las imágenes obtenidas y las imprimió en papel. Este principio permanecerá durante mucho tiempo la base del fotograbado utilizado para imprimir las fotografías y los documentos gráficos.

En 1824, Niépce colocó piedras litográficas recubiertas de betún, en el fondo de una cámara obscura y obtuvo por primera vez en una imagen imperecedera de un paisaje. Necesitó un tiempo de exposición extremadamente largo, de varios días a pleno sol. A partir de 1825, utilizó regularmente el cobre como soporte, y luego el estaño en 1826 realizando imágenes grabadas.

Plata pulida y vapores de iodo

En 1828, descubrió un nuevo método que le llevó a obtener imágenes con medios tonos y con una calidad superior. Utilizando como soporte plata pulida y dejando actuar vapores de iodo sobre la imagen en betún. Así obtuvo verdaderas fotografías en blanco y negro sobre metal.


Obtención de la imagen al betún de Judea


El tiempo de exposición en una cámara obscura era de varios días a pleno sol.

Información de

http://www.photo-museum.org/es/niepce-invencion-photografia/

1 – Niépce disolvía el betún de Judea en polvo en la esencia de lavanda. 2 – Desparramaba lesta solución en una capa fina sobre el soporte (vidrio, piedra, cobre, estaño, plata).
3 – Por medio de un secado al calor, obtenía un barniz brillante de color bermejo. 4 – Exponía la placa así emulsionada en la cámara obscura (aquí, la proyección de una diapositiva).
5 – Tras la  exposición, sumerge la placa en esencia de lavanda para disolver lo que había recibido poca luz. 6 – La imagen obtenida, mirada con una incidencia normal, era negativa.

 

2. Para positivar la imagen


 Para obtener un positivo, Niépce explota esta imagen de dos maneras : sin tratamiento posterior, a condición de haberla realizado con un barniz excesivamente delgado y sometido a una ligera sub-exposición (a partir de 1827).

1- Con barniz mate y por reflexión, bajo iluminación rasante, en  lugar oscuro, la imagen aparece en positivo. 2 – Con vapores de Iodo obtiene imagen positiva sobre plata.
3 – Los vapores oxidan la plata y se forma una capa de ioduro de plata que se oscurece con la luz. 4 – Obtenía entonces una imagen perfectamente positiva

Primera fotografía en la que aparece un ser humano. Boulevar du Temple, París, Daguerre 1839.

Primer Daguerrotipo, Naturaleza muerta, en un rincón de su estudio 1887.

Louis Jacques Mandé Daguerre. El daguerrotipo.


Paralelamente a los trabajos de Niépce, Louis-Jacques Mandé Daguerre, trabajó con la cámara oscura y sustancias fluorescentes para intentar plasmar imágenes. Niépce y Daguerre se conocieron y asociaron, y compartieron todos sus conocimientos. El 5 de diciembre de 1829 firmaron un contrato de sociedad, en el que Daguerre reconocía que Niepce "había encontrado un nuevo procedimiento para fijar, sin necesidad de recurrir al dibujo, las vistas que ofrece la naturaleza". Fueron varios días los que Daguerre y Niepce estuvieron trabajando juntos. Cada uno informaba al otro sobre sus trabajos, a veces con recelo, otras veces con más espontaneidad. Trabajaban con placas sensibles de plata, cobre y cristal. Hacían uso de vapores para ennegrecer la imagen.

Desafortunadamente, Niépce morirá pronto, y Daguerre asumirá todo el trabajo que había llevado a cabo hasta ese momento.

El daguerrotipo

Más tarde, en 1835, hizo un descubrimiento importante por accidente. Puso una placa expuesta en su armario químico y encontró después de unos días, que se había convertido en una imagen latente, por efectos del mercurio que se evaporaba y actuaba como revelador. Daguerre perfeccionó el daguerrotipo hasta 1838. Daguerre seguía con sumo interés los descubrimientos que acerca de la fotografía se realizaban en aquella época. Utilizaba la cámara oscura para hacer maquetas de sus vastas composiciones, y empezó a ocuparse seriamente en reproducir sus trabajos. Hizo algunos ensayos con sustancias fosforescentes, pero la imagen era fugaz y visible tan solo en la oscuridad.

El daguerrotipo no permitía obtener copias, ya que se trata de una imagen positiva única. Además, los tiempos de exposición eran largos y el vapor de mercurio tenía efectos tóxicos para la salud.

En 1837, Daguerre patenta el “Daguerrotipo”, con mucha mejor calidad que el Calotipo inglés, desplazándolo del mercado. Se empezó a expandirse en  Alemania, Estados Unidos, Italia, Inglaterra, etc., empezaron a venderse cámaras que no llevaban la firma de Daguerre, evolucionaron  rápidamente,  cada vez fueron más livianas, construidas con  materiales baratos y lentes simples y también se redujo progresivamente  el tiempo de exposición.

A partir de 1855 comienza el declive del daguerrotipo, que se verá sustituido paulatinamente por  la nueva técnica del colodión húmedo, que permitía obtener muchos positivos  en papel a la albúmina, obteniéndose unas copias con gran nitidez y amplia gama de tonos. La albúmina fue el papel fotográfico más utilizado en la  segunda mitad del siglo XIX.


William Henry Fox Talbot. Primeros negativos


William Fox Talbot también trabajó para buscar un método que plasmara las imágenes en un soporte. Inventará el 'Calotipo' que producirá un negativo del cual se pueden obtener copias. No tenía el contraste y calidad del Daguerrotipo, pero la ventaja era que se obtenía un negativo y no un positivo y que las imágenes se exponían no durante minutos, sino durante segundos.

la plancha de plata por cada exposición hasta que Talbot desarrolló un procedimiento fotográfico que consistía en utilizar un papel negativo a partir del cual podía obtener un número ilimitado de copias. Descubrió que el papel recubierto con yoduro de plata resultaba más sensible a la luz si antes de su exposición se sumergía en una disolución de nitrato de plata y ácido gálico, disolución que podía ser utilizada también para el revelado de papel después de la exposición. Una vez finalizado el revelado, la imagen negativa se sumergía en tiosulfato sódico o hiposulfito sódico para hacerla permanente.

El calotipo

Es un proceso de fijado, descubierto por Talbot, que hacía que las partículas no expuestas de yoduro de plata resultaran insensibles a la luz, evitándose  así el ennegrecimiento total de la plancha. Lo llamó calotipo, requería exposiciones de unos 30 segundos para conseguir una imagen adecuada en el negativo. 

Talbot dará un paso importante en la historia al publicar en 1844 el primer libro impreso con fotografías: 'The Pencil of Nature', que trata de dar a conocer el calotipo y la fotografía en la sociedad, explicando además cómo ha hecho las fotografías.

Con el calotipo nacen dos características de la fotografía actual: su bajo coste económico y la posibilidad de sacar copias. El calotipo usa un papel con una capa de nitrato de plata y ácido gálico que se revela con hiposulfito sódico. 

Primer Negativo, directo, no por contacto, vista de la ventana de su casa. Fox Talbot, 1835.

William Henry Fox Talbot y Nicolaas Henneman en el Reading Establishment, la primera empresa editorial fotográfica creada por ambos, 1846.


Las nuevas químicas fotográficas


AUGUST 1863. BEALETON, VA. “CAPT. HENRY PAGE, OFICIAL DE INTENDENCIA, EN LOS CUARTELES DEL EJÉRCITO EN POTOMAC JUNTO A UN CABALLO” NEGATIVO EN COLODIÓN HÚMEDO.

Foto realizada con Colodión en la Guerra de Secesión norteamericana

El colodión húmedo


La primera gran innovación técnica en el mundo de la fotografía se produce hacia 1850 cuando se descubre, con el procedimiento del colodión húmedo, un sistema barato y de gran nitidez para obtener negativos fotográficos sobre placas de cristal.

El colodión se presenta en forma de barniz que seca con rapidez y deja una lámina transparente muy parecida en textura al celofán. Tuvo aplicación en los comienzos de la fotografía dando lugar al proceso del colodión húmedo. Este proceso inventado en 1851 por Frederick Scott Archer empleaba una placa de colodión empapada de un producto químico sensible a la luz, y aunque era un proceso complejo ya que debía prepararse la placa en el mismo instante de la toma fotográfica, permitió utilizar un tiempo de exposición inferior a 30 segundos cuando otros procesos necesitaban varios minutos.

Como estos negativos debían ser expuestos y revelados mientras estaban húmedos, los fotógrafos necesitaban un cuarto oscuro cercano para preparar las planchas antes de la exposición, y revelarlas inmediatamente después de ella. 

La aparición del colodión húmedo supuso una de las primeras grandes revoluciones en el mundo de la fotografía. Esta nueva técnica venía a resolver las carencias que tenían los dos procesos existentes hasta entonces: el Calotipo y el Daguerrotipo. Con el Daguerrotipo se producían imágenes de una tremenda calidad, sin embargo, su elevado coste y la imposibilidad de realizar copias, lo convertían en una técnica sólo al alcance de la burguesía más adinerada. El Calotipo, por otro lado, al ser una imagen negativa sobre papel, permitía su reproducción por contacto, pero las fibras del soporte hacían que careciese de la calidad deseada. Con una imagen sin grano, una resolución casi a la altura del daguerrotipo, un precio diez veces inferior que éste, exposiciones sensiblemente más cortas y la posibilidad de realizar copias de gran calidad, convirtieron al colodión húmedo en la mejor opción para los fotógrafos. No en vano, durante un periodo de unos treinta años (hasta la aparición de la placa seca en 1878) fue el proceso más utilizado en todo el mundo. Convertido hoy en día por ejemplo, en un referente estético e histórico de la Guerra de Secesión en Estados Unidos.


Ambrotipo. Colodión sobre soporte de vidrio.


La ambrotipia o amfitipia fue un procedimiento fotográfico usado a mediados del siglo XIX, especialmente entre los años 1855 y 1865. La imagen se encuentra en una capa de colodión sobre soporte de vidrio. En realidad es un negativo de colodión húmedo, que parece un positivo. Se obtiene una imagen sub-expuesta deliberadamente que se ve en positivo al situarla sobre un fondo negro.2?

Consiste en recubrir una cara de vidrio con colodión yodado, que después se sumerge en una solución de nitrato de plata. La placa de vidrio se subexpone de modo deliberado en la cámara mientras aún está húmeda. La sub-exposición necesaria dependerá de las características de la cámara y la iluminación del motivo. Posteriormente se debe revelar y fijar la imagen. El negativo resultante puede verse en positivo al ponerla sobre un fondo negro. Normalmente se trataba de retratos que con frecuencia se coloreaban a mano y se presentaban en cajitas de un modo similar a como se hacía con los daguerrotipos.

En 1854 lo patentó James Ambrose Cutting en los Estados Unidos. El colodión húmedo había sido inventado unos pocos años antes por Frederick Scott Archer, que en colaboración con Peter Wickens Fry obtuvo unos resultados similares. Sin embargo, Cutting perfeccionó el proceso. No obstante en fuentes francesas se lo atribuyen al ingeniero Lemoyne.

El nombre de ambrotipo se lo dio Marcus A. Root, que era un daguerrotipista de Filadelfia. Sin embargo, en Gran Bretaña se conocían como "positivos al colodión".

Ambrotipo coloreado a mano, hacia el año 1860.


Billy "El Niño"

El ferrotipo. Tintype


Un proceso fotoquímico, creado a mediados del s. XIX,  un método muy parecido al ambrotipo, pero más barato. El proceso, al igual que en el daguerrotipo, la imagen se exponía en una placa de metal (hierro en vez de cobre), la cual anteriormente se había "teñido" de negro mediante barniz japonés o café, y añadido una capa de material sensible (nitrato de plata y colodión). Aunque la imagen resultante era un negativo, gracias a la placa negra se acababa viendo como un positivo.

Uno de los ferrotipos más famosos de la historia es el realizado a Billy "El Niño", catalogado como la sexta fotografía más cara de la historia.

Fue descrito e introducido en el año 1853 en Francia por Adolphe-Alexandre Martin, quien quería acelerar el trabajo de los grabadores de metal. Basando su proceso en el Ambrotipo, Martin reemplazó la placa de vidrio por una placa de acero negro bañada en Colodión. La placa entonces era sensibilizada antes de su uso, obteniendo una imagen en positivo que era grabada con facilidad y luego “impresa”. Este proceso fue introducido en los Estados Unidos por Hamilton Smith, y en el Reino Unido por William Kloen en 1856.

El Tinotipo eventualmente se convirtió en las “cabinas de fotos” de la Era de la Guerra Civil, así como también de los carnavales europeos. Los fotógrafos y vendedores ambulantes llevaron su equipo de Tinotipo al exterior, usualmente en ferias y carnavales, donde la gente podía tomar sus fotografías. Y ya que los Tinotipos son resilentes y no requieren secado, las fotografías podían ser obtenidas a los pocos minutos de haber sido obtenidas.


Los primeros estudios fotográficos


Aparecieron los primeros estudios fotográficos,  dada la creciente demanda de retratos. La luz eléctrica aún no existía, de modo que  eran  grandes espacios de armazón metálico con cúpulas de cristal para asegurar abundante   luz natural.  Estaban  lujosamente decorados con cortinados, columnas,  instrumentos y adornos diversos.  

A partir de 1840, los establecimientos dedicados fundamentalmente al retrato, utilizando la técnica del daguerrotipo en un primer momento, fueron proliferando en una incesante carrera industrial. En poco más de veinte años, Londres llegó a contar con casi 300 estudios fotográficos, París más de 400 y solamente en Broadway Street de Nueva York, se acumulaban un centenar de locales dedicados a la fotografía.


Bibliografía


El arte de la fotografía. De los orígenes a la actualidad. Editorial Lunwerg Editores.

Museo Niépce. http://www.photo-museum.org/es/niepce-invencion-photografia/

SOUGUEZ, MARIE LOUP. Historia general de la fotografía. Ed Cátedra

TALBOT. FOTOS. https://elpais.com/elpais/2016/05/18/album/1463581803_807289.html#foto_gal_3

VIKIPEDIA. https://es.wikipedia.org/wiki/Louis_Daguerre

Warner Marien, Mary: 100 ideas que cambiaron la fotografía, Blume, Barcelona 2012


©Enrique Martínez-Salanova Sánchez