Fotos explicadas

 

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Aprender de cine/Temas de educación en el cine/Grandes temas en el cine/Cosas de cine/Unidades didácticas/Figuras de cine/Haciendo cine/Bibliografía/Glosario de cine


Una fotografía que se hizo viral hace unos años en Internet, y de la que se hicieron infinidad de comentarios, la inmensa mayoría de las veces peyorativos. La fotografía responde a una realidad, uno grupo de chicas y chicos estudian en sus móviles las características del cuadro "La ronda de noche" o "La ronda nocturna", en neerlandés: De Nachtwacht, que Rembrandt pintó entre 1640 y 1642. El cuadro se encuentra en el Rijksmuseum de Ámsterdam, pinacoteca especializada en arte neerlandés. El Museo fue pionero en poner al servicio de sus visitantes una app gratuita, que ayuda a buscar las obras más destacadas y que las explica de manera detallada.

Esta fotografía me sugiere muchas cosas. Durante años he hecho dibujar a niñas y niños, siempre que he podido, en espacios grandes, cuanto más mejor, para que no se limite ni su espacio ni su creatividad. De niños, en tiempos de gran escasez, tuvimos que limitarnos a pedacitos de papel, a reutilizar cada espacio, a aprovechar cualquier resquicio. Hoy tenemos la posibilidad de explayarnos, de ejercer nuestra imaginación sin topes. Una parte de lo que gastamos en juguetes, podríamos invertirlo en imaginación, arte, creatividad, lugares y momentos.

De esta fotografía me llamó la atención su dinamismo y el contraste entre lo nuevo y lo antiguo, lo que se mueve y lo estático, la innovación y la tradición. En apreciable su planteamiento estructural de movilidad sobre el fondo ancestral, de siglos, inamovible. Una religiosa se mueve airosa a pesar del peso que traslada en sus brazos de un lugar a otro. Mi imaginación se me fue a nuestra propia actitud al encarar los cambios tecnológicos, combinar los últimos descubrimientos de la comunicación con el sustrato de la historia pasada, de los monumentos y de las piedras. Desconozco quien hizo la foto.

Magnífico el virtuoso señor del trombón, su capacidad de trabajo, que aprovecha espacios y tiempos, que no pierde un segundo, que puede actuar al mismo tiempo por arriba y por abajo, muy en su papel, que da nuevas utilidades a los espacios más íntimos y escatológicos. Admiro del protagonista la importancia que da a su aprendizaje, el esfuerzo que pone en su propia perfección, cómo sortea las dificultades que entraña extraer sonidos armoniosos de los instrumento de viento. Tantas cosas se me ocurren....

Sonrían, por favor. Al ver esta fotografía me han venido imágenes de la película "El círculo", iraní, del año 2000, dirigida por Jafar Panahi, un grupo de mujeres protagonistas, todas bajo un velo del que no pueden desprenderse, cuyas historias van recorriendo el terrible círculo en el que se mueven muchas mujeres iraníes.

Una foto muy significativa de 1910, realizada en Reus, Tarragona, de autor anónimo, que refleja con determinación una situación escolar de la época. Aprendizaje y castigo, enseñanza y dureza. No llegamos a conocer esa escuela pero la mía, de muy pequeño, era muy similar, de pupitres más modernos pero de métodos parecidos. Castigos de rodillas, salidas al pasillo, algún palmetazo...

Esta terrible y espectacular foto es de Javier Tenient. "Tsunami" (Indonesia, 2005). Premio Luis Valtueña. Desde 1997, Médicos del Mundo España convoca anualmente el Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña, dedicado a la memoria de Flors Sirera, Luis Valtueña, Manuel Madrazo y Mercedes Navarro, cuatro miembros de la organización que fueron asesinados en Ruanda y Bosnia-Herzegovina mientras participaban en proyectos de acción humanitaria.

Curiosa, interesante, artística y bella obra sobre Che Guevara realizada con café, granos e infusión. El arte se manifiesta de múltiples formas, muchas de ellas duraderas, y otras efímeras, como ésta que, sin embargo, se convierte en duradera debido a la fotografía y a los sistemas tecnológico de difusión.

Extraños camellos. Luces y sombras de la percepción visual. Me encontré esta foto de George Steinmetz que hace unos años se hizo viral. Una fotografía muy significativa para analizar tanto lo que hay detrás de una foto como aquello que nos llega a la retina de una forma diferente, confusa, extraña, y que nuestro cerebro interpreta a su vez de una forma o de otra. A simple vista es la foto de una manada de camellos que se desplazan por el desierto, pero si miramos con más atención la cosa cambia un poco, pues lo que nos parecen camellos son sus sombras, alargadas a la puesta del sol, y los camellos "reales", pasan desapercibidos a nuestros ojos. Es necesaria una nueva mirada, fijar nuestra atención, para descubrir el relato completo, qué es cada cosa, y poner nuestra visión y nuestras interpretaciones en el lugar que les corresponde.

Una magnífica fotografía de la que desconozco su autor, pero que requiere detenerse un poco en ella. Admiración por el mundo clásico y su perfección, el cuidado de las formas, .....

Ataviadas sólo con un listón de flores en el cuello, mujeres de todas las edades soportaron la fría mañana y la neblina que cubrió el acogedor pueblo, ubicado en el central estado de Guanajuato, en México, para posar ante la lente de Tunick en 2014. Fue una celebración a la vida, la muerte y la paz, (...) hacer honor al cuerpo y el paso que la gente tiene por este mundo', dijo el fotógrafo al término de la sesión fotográfica que marca el inicio del Festival La Calaca, que se desarrolla hasta el 2 de noviembre, cuando se celebra en México el Día de Muertos. Esta es la segunda ocasión en que Tunick realiza una instalación con el tema de la muerte.

La ONU confirmó que 536.000 rohinyás han llegado a Bangladesh. Foto: Getty. 2017. Los rohinyás o ruaingás, son un grupo étnico musulmán de Myanmar (Birmania) que desde 2017 fue objeto, según la ONU, de una limpieza étnica por parte de las autoridades birmanas que obligó a la mayoría de sus integrantes a refugiarse en la vecina Bangladés.

La fotografía de una escuela africana realizada por Pablo Tosco, proporcionada por Oxfam Intermón, da lugar a pensar, tal vez tenga alguna explicación que ahora desconozco, pero ideas, me van y me vienen infinidad de ella, un mundo, el hemisferio sur en el que niños y niñas aprender con los recursos indispensables cuando en el hemisferio norte andamos discutiendo la última tecnología.

Cada uno tiene sus propias armas. Una de ellas mata, la otra, puede dar a conocer la realidad. Dos miradas frente a frente. Esta fotografía la hizo Adek Berry, fotógrafo indonesio, para France Press.

Un lugar de encuentro entre personas que viven en diferentes mundos, platós, proyectos cinematográficos, un mundo de fantasía y cartón que al final confluye en lo más cotidiano, tomar un café, cada cual a sus estilo, con su indumentaria, sus problemas, sus ilusiones, para volver inmediatamente después al mundo de la fantasía y la ficción sin desprenderse de sus emociones ni sus problemas.

Desconozco el lugar y a quien hizo esta fotografía que me llamó la atención. Soledad, esperanza, comunicación, profundidad, espera, solidaridad, respeto.... Me sugiere reflexiones variadas para la época en que vivimos y de la que saldremos con bien.

El capitán Jack Bonavita, seudónimo de John F. Gentner, que nació en Filadelfia en 1866, fue educado en la misma ciudad. Al principio de su carrera fue acróbata de circo, después de lo cual se convirtió en entrenador de animales con los O'Brien Shows. Más tarde, Bonavita viajó por todo el mundo con los Frank C. Bostock Animal Shows.

Las aventuras de don Quijote, su fiel escudero Sancho Panza y sus amores con la sin par Dulcinea, impregnan toda La Mancha. Hay rutas especiales, molinos, explicaciones y monumentos. Toda  la región rememora al personaje y sus gestas. Mi sorpresa fue cuando en un lugar al paso, de cuyo nombre no me acuerdo, encontré este WC, que fotografié para la posteridad.

El buitre y la niña, "The vulture and the little girl ", "The Struggling Girl", una famosa fotografía de Kevin Carter que apareció por primera vez en The New York Times el 26 de marzo de 1993. Durante años se creyó que era una niña, que había muerto por la hambruna. Años después se ha sabido que el niño sobrevivió, falleció tiempo después en una epidemia. Desmayado en primer plano con un buitre mirándolo desde cerca. Según los informes, el niño intentaba llegar a un centro de alimentación de las Naciones Unidas aproximadamente a media milla de distancia en Ayod, Sudán (ahora Sudán del Sur), en marzo de 1993. La imagen ganó el Premio Pulitzer como fotografía de largometraje en 1994. Carter se suicidó cuatro meses después de ganar el premio, presionado por la prensa, amigos, familia, le culpaban de no haber salvado a "aquella niña".

La modelo y quienes la pintan. Desconozco el origen de esta fotografía, pero es muy ilustrativa de la diferencias que existen entre las miradas, encuadres, estilos, formas perspectivas de ver una única realidad. Cuando Duchamp afirmaba que "quien mira es quien hace el cuadro", decía una gran verdad, llena de subjetividad, como quien mira  e interpreta.

Le baiser de l'hôtel de ville. «El beso del ayuntamiento (de París)», es una fotografía en blanco y negro del fotógrafo francés Robert Doisneau, realizada en 1950. Reproduce una escena observada desde la terraza de un café con gente, en la que una pareja, con el ayuntamiento de París a sus espaldas, sin apenas detener su paso, se besan breve y rápidamente. Se trata de una de las fotografías más populares de la historia y un icono por excelencia de la ciudad de París. Se la suele considerar tanto un símbolo del romanticismo y del amor joven como una expresiva metáfora del sentido de la vida en la Europa de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Se pensó al principio que era una fotografía espontánea que el autor había tomado en las calles parisinas. Sin embargo, años después se supo que la pareja estaba formada por dos estudiantes de arte dramático: Françoise Bornet y Jacques Carteaud de los Cursos Simon. El artista que les haría anónimamente famosos les descubrió en un café parisiense y ambos aceptaron posar delante de su objetivo dándose un apasionado beso en mitad del tumulto de la ciudad. La foto se convirtió en un icono reconocido en todo el planeta.

Dos niños permanecen en Kobani, Siria, junto a varias armas incautadas a combatientes del Estado Islámico. - AFP. La guerra en Siria se inició en 2011, un conflicto que parece interminable y que roba la vida de millones de niños que habitan la zona de guerra. De acuerdo al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), 5.3 millones de niños y niñas sirios pasan frío, hambre y tienen poca o nula atención médica.

Terrible expresión de la pobreza extrema, de la carencia de lo más indispensable, de la necesidad de la escuela, de la precariedad de medios y de la fuerza de la imagen. Los niños tienen derecho a una educación elemental gratuita de calidad. Los líderes del mundo fijaron el logro de la educación primaria universal como uno de los Objetivos de Desarrollo para el Milenio. Esta meta parece fuera de alcance para muchos de los países pobres. La escolaridad, especialmente en el caso de las niñas, dista de ser universal, y muchos niños abandonan el colegio antes de completar su educación primaria. Muchos niños que sí asisten al colegio reciben una educación inadecuada debido a maestros poco capacitados y mal pagados, aulas superpobladas o a las que no acuden los niños, como es este caso, y una falta de herramientas de la enseñanza elemental como manuales, pizarras y otros útiles necesarios.

La escuela de los primeros años del siglo XX, de gran precariedad de medios. En 1909 se extiende en España la escolaridad obligatoria hasta los doce años, para ambos sexos; y en 1910, varias medidas legales contribuyen a re forzar esta tendencia al alza, lo que hace que muchas niñas se vieron obligadas, en muchas ocasiones en contra de las ideas de sus padres y con poco entusiasmo por parte de muchas de ellas a asistir a las escuelas. No obstante, esto hizo bajar de forma considerable la tasa de analfabetismo. Ese año, Emilia Pardo Bazán llegó a ser nombrada Consejera de Instrucción Pública.

Los niños de Morelia, conocidos también como "Niños de la Guerra" es un grupo conformado en 1937 por 456 menores de edad, hijos de republicanos españoles, que fueron llevados a México desde España en el vapor de bandera francesa Mexique, a petición del Comité Iberoamericano de Ayuda al Pueblo Español, con sede en Barcelona. Las gestiones se desarrollaron mediante el mexicano Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español. El 27 de mayo el grupo de niños y niñas inscritos para este viaje de "colonias" vacacionales embarcaron en Burdeos rumbo a México, donde llegaron el 7 de junio de 1937. Los menores fueron acogidos y alojados en dos edificios de la escuela España-México, que estaba situada en Morelia, Michoacán, por lo que acabaron siendo conocidos como los “Niños de Morelia”. Si bien se esperaba inicialmente que su retorno se produjera al cabo de unos meses, cuando finalizara la guerra civil española, la derrota republicana y el inicio de la Segunda Guerra Mundial dieron como resultado un largo exilio que para muchos se convirtió en definitivo. Sobre este grupo de niños existe una amplia bibliografía, a menudo elaborada a partir de fuentes biográficas y de estudios sobre la documentación republicana española en México.

Cómo hemos cambiado nuestras costumbres. Hace poco más de un siglo, en 1900, un "hombre despertador" se dedicaba en algunas ciudades, en este caso en Estados Unidos, a despertar a la gente dando golpes con su palo. Son imágenes de antaño, entrañables, que nos dan una idea de lo diferentes que fueron los tiempos de nuestros abuelos y abuelas, que nos hace pensar en los avances tecnológicos, en cómo han desaparecido muchos trabajos definitivamente o se han transformado en otros.

El terrible recuerdo de la guerra. Niños afganos juegan con una pistola de juguete en Kabul, Afganistán. La fotografía es de  Omar Sobhani, para REUTERS. De niños jugábamos a guerras, tal y como las veíamos en el cine. Estos niños afganos, sin embargo, la han vivido en directo, aún tienen en su entorno restos y secuelas, heridas y muertos cercanos, sufren en sus carnes la terrible acción de la guerra y aún tienen la necesidad, como niños que son, de jugar con ella.

De niños jugábamos con cualquier cosa que tuviéramos a mano, y con la que imaginábamos otros usos, otros mundos. Estos niños africanos han construido un billar de verdad, auténtico, con los medios a su alcance, para no imaginar nada. La creatividad está en haberlo construido con lo que tenían a su alcance, barro, palos, paja, y toda la creatividad del mundo.

No hace falta un futbolín de verdad para jugar al futbolín. La idea importada al servicio de la tecnología autóctona, precaria pero muy útil, pues lo importante es el juego.

Albert Einstein da una clase a físicos negros en la Lincoln University. (1946). Albert Einstein al ser el mismo un judío que llego a los Estados Unidos huyendo del régimen Nazi y sus atrocidades contra su pueblo no estaba nada de acuerdo con la manera en que eran tratados los afro americanos. En esta foto de una clase exclusiva a un grupo de afroamericanos que no podían entrar a sus otras cátedras.

Esto que veis que transportan con tanto esfuerzo es un disco duro de la compañía IBM. La foto data de los años 50. ¡La cantidad de información que se podía almacenar en este artefacto era nada más y nada menos que 5MB! Vaya que hemos avanzado mucho en los últimos 60 y pico de años. El primer ordenador que tuvimos en casa fue un IBM, su disco duro, 20 MB. En el de la foto, hubieran cabido seis imágenes como la que aquí enseño.

La terrible odisea de cientos de miles de españoles que tuvieron que escapar de las tropas vencedoras en la guerra civil, una gran parte de los primeros refugiados, hasta 440 000, llegaron a Francia según un informe oficial de marzo de 1939, tuvieron que afrontar inicialmente duras condiciones de vida, que se agravaron como resultado del estallido de la Segunda Guerra Mundial y aunque muchos de ellos lograron regresar en la década de 1940, el exilio republicano "permanente" quedó constituido por unas 220 000 personas de las cuales muchas eran excombatientes, políticos o funcionarios comprometidos directamente con la causa republicana pero entre las que había también miles de parientes y civiles, junto con un número significativo de niños, intelectuales, personalidades de la cultura y artistas, científicos y docentes, y personas de profesiones cualificadas, lo que supuso un condicionante más en el proceso de reconstrucción del país, a consecuencia del conflicto.

Le lavan la cara a un moai. En la isla de Pascua, en el Pacífico, los moais, estatuas de piedra, monolíticas o labradas sobre un único bloque de piedra. Hay teorías de que cada moai representa a un antepasado difunto. De hecho, en el idioma rapanui los moái se conocen como Moai Aringa Ora, literalmente «el rostro vivo de nuestros ancestros». Estas esculturas trataban de conservar la energía de los difuntos, el maná, para proteger a la tribu y cuidar sus cultivos y animales.

Una de las características más importantes de la creatividad es la de buscar caminos diversos para lograr un resultado creativo. Esta niña utiliza un recurso a su alcance para hacer la silueta de los animales, sin mesa de calco, sin utilizar más que lo que tiene a mano y lo que le aporta la naturaleza, es capaz de buscar la técnica y la tecnología más natural para reproducir su modelo.

El fotógrafo que quiere plasmar un artístico artesonado se sorprende cuando dos palomas se asoman al objetivo con la finalidad de averiguar qué es aquello tan extraño. Un clic las inmortaliza en su curiosidad.  En infinidad de ocasiones la buena fotografía es producto del azar, de las circunstancias, de aprovechar el momento y de la habilidad de adaptarse a nuevas situaciones y aprovecharlas para realizar una nueva visión.

Otro prodigio más de la utilización de recursos y espacios. En una favela brasileña, un ciudadano ha construido su casa atendiendo a sus propias necesidades, sin tener en cuenta normas administrativas ni municipales, jugando con las leyes, incluida la de la gravedad.